Cómo crear un futuro mejor

Levanta la vista y mira al horizonte: ¿cómo te imaginas tu futuro? ¿Cómo ves a la persona que serás entonces? ¿Cómo quieres que sea?

Para muchos, la palabra “mañana” está ligada a la esperanza. Queremos pensar que “mañana” estarán resueltos los problemas y malos tragos que atravesamos. Queremos que “mañana” estén el amor, la prosperidad o el bienestar que hoy se hacen desear.

Nos gusta pensar que lo que hoy nos resulta difícil, mañana será más fácil. Queremos vernos tomando buenas decisiones; haciendo buen uso de los muchos recursos que tendremos; descansando, riendo y disfrutando lo que no disfrutamos hoy.

Pocas personas quieren imaginarse un futuro negro. Algunas lo ven así, porque creen que el mal episodio que están viviendo ahora durará por siempre. Mientras, en sus adentros, guardan la esperanza de un futuro mejor.

camino de esperanza

No podemos saber, con total seguridad, qué circunstancias o qué personas nos rodearán de aquí a unos años, cómo habrán cambiado nuestras prioridades o nuestros gustos y cómo nos sentiremos entonces. ¿Seremos más felices?

Lo que sí podemos tener claro es que habrá cambios. Y, si seguimos vivos, muchos de esos cambios estarán relacionados con las acciones que nos ocupan en el presente. Es muy probable.

Cada día, hoy mismo, estamos creando nuestro futuro. Lo hacemos con esas pequeñas decisiones cotidianas. Y, si son grandes, ni se diga.

Una visión realista de tu futuro

Si quieres tener una visión más cercana a lo que es probable que ocurra, observa lo que haces a diario.

Echa un ojo a tus hábitos y rutinas. Si continúas por este camino, ¿cómo ves tu evolución de aquí a diez años? (Por poner un tope.)

Observa tus relaciones

¿Tienes amigos? ¿Pareja? ¿Hijos? ¿Cómo es tu relación con ellos? ¿Qué haces a diario para cuidar de esas relaciones?

¿Estás invirtiendo en relaciones infructuosas o tóxicas para ti? ¿Qué podrías hacer para restar esfuerzo de aquí y sumárselo a las relaciones sanas?

Si te sientes solo, ¿estás haciendo algo para conectar con personas con quienes puedas tener afinidad?

Observa tu trabajo / ocupación / estudios

¿Cómo vas en esta área? ¿Estás moviéndote hacia delante? ¿Estás dejándote llevar o acomodándote en una situación?

¿Qué sueles hacer en un día cualquiera para progresar un poco en lo profesional?

Observa tu salud

¿Cuál es tu estado actual? ¿Cómo estás cuidando de ti?

¿Qué hábitos saludables practicas? ¿Tu alimentación es adecuada? ¿Duermes lo que necesitas? ¿Haces algún tipo de ejercicio? ¿Tienes un hobby que te dé satisfacciones?

Tus decisiones de hoy impactan en tu futuro

Sí, las decisiones pequeñitas. Esas que crees que no van a ninguna parte. Con esas estás creando tu futuro.

¿Ves la batería de preguntas que hay más arriba? Es posible que alguna de tus respuestas NO apunte hacia el futuro que quieres.

Y, en lugar de estar decepcionado o desmotivado, habrías de estar contento. Sí, porque habrías identificado un aspecto que te interesa trabajar para aproximarte a ese futuro que te gustaría.

Ya tienes algo que hacer, para convertirte en la persona que quieres ser y regalarte un mejor futuro. Por tu parte, que no quede. Y, después, que pase lo que tenga que pasar.

Imagen de Massimo Valiani

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...