Una misión que renuevas cada día: ser feliz

Muchos de nosotros queremos ser felices o estar un poco mejor. Se trata de una misión que renovamos cada día.

Ya, también están quienes apuntan en sentido contrario, así como quienes se dejan arrastrar por la corriente. Hay de todo un poco. Pero ocupémonos del primer grupo…

Dentro de quienes procuramos estar bien o un poquito mejor, también abundan las diferencias.

Cada uno de nosotros tenemos una historia, vivimos en determinadas circunstancias, nos planteamos unos objetivos… Diferimos en preferencias, principios, necesidades, etc.

niña feliz

La pregunta: ¿Qué te haría feliz hoy?, cada uno la respondería de manera diferente. Así como la de: ¿Qué vas a hacer para estar mejor?

La cuestión se complica aún más. Porque una misma persona puede responder de manera diferente, según el momento.

En mi caso, los objetivos y principios fundamentales que me sirven de brújula son los mismos de ayer. Pero, particularmente hoy, me haría feliz relajarme viendo una comedia que tengo por ahí pendiente. (Sí, ¡lo haré!)

Es una cosa pequeñita. Otros días me apetecen o puedo hacer actividades diferentes. ¿Qué hay de ti?

Responde cada día: ¿Cómo me las arreglo para ser feliz?

De un lado están tus necesidades y deseos. Del otro, las circunstancias. ¿Tu cometido? Conjugar un conjunto con el otro.

  • Si, para ser feliz, quieres un coche y estás tieso de dinero, te toca considerar opciones viables para hoy.
  • Si quieres una pareja para celebrar San Valentín y no tienes, tendrás que buscar otra cosa que hoy te lleve a la sonrisa.
  • Si quieres tostarte en la playa y una ola polar está castigando tu zona geográfica, lo mismo.

Mañana las circunstancias pueden ser diferentes. Puedes verte en pleno verano, tumbado en una hamaca con tu pareja y el coche que quieres esperando en el estacionamiento.

Pero HOY las circunstancias son las que son. Y tú, además de caminar hacia el futuro que quieres, estás en la misión de hacerte el camino lo más agradable posible, a pesar de los obstáculos que encuentres.

Porque las circunstancias cambian y cada día trae su madeja de oportunidades, es interesante que nos hagamos esta pregunta al despertar: ¿Qué haré hoy para ser feliz o para estar un poco mejor?

¿Qué harás tú?

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...