Otra idea para aburrirte menos en tus tareas repetitivas

Hasta lo que más te gusta pierde su encanto cuando lo haces una y otra vez de idéntica manera. Siempre igual. Miras al horizonte y te ves repitiendo la misma tarea. Y eso mismo hace que resulte más pesada.

Imaginarte un horizonte con experiencias variadas puede servir para que hoy, ahora mismo, te aburra menos lo que estés haciendo, por muchas veces que lo hayas repetido hasta la fecha.

Esa conclusión se desprende de los experimentos realizados por el profesor de marketing Julio Sevilla y sus compañeros de la Universidad de Georgia.

Nos explican que, cuando crees que vas a hacer la misma tarea pesada por los siglos de los siglos, te sacias mentalmente antes, aumentando con ello la sensación de aburrimiento.

uniforme

Tu niño quiere que le leas el mismo cuento para irse a la cama. Tiene que ser ése. (Es el ejemplo que nos dan.) Tú, que ya estás harto del cuento, sabes para tus adentros que vas a repetir lo mismo todos los días.

Pero, si te imaginas que harás algo diferente en el futuro, te sentirás menos saciado en el momento de leérselo hoy.

Yo creo que a esta idea se le puede sacar partido, especialmente con las tareas que nos resultan más pesadas. Cuando nos vemos atados a ellas indefinidamente, además de aburrimiento sentimos frustración, ¿no?: Limpiar, frotar y vuelta a empezar. (Aggg…)

Quitarnos de la cabeza que estaremos limpiando, frotando o haciendo… (esa tarea fastidiosa que tienes en mente) hasta el último de nuestros días, puede ayudarnos a que hoy nos resulte menos pesado cumplir con ella.

Y, si eso lo redondeamos pensando en las actividades o experiencias agradables (y variadas) que nos están esperando, tanto mejor. ¡Qué digo “pensar”! ¡Vivirlas!

Hagámosle sitio a la variedad agradable en nuestros días para que lo repetitivo resulte menos aburrido y/o frustrante.

¿Experimentas o experimentarás con esta idea?

Imagen de peddhapati

Por favor, comparte 🙂