Algunas de tus decisiones no van a gustar a los demás

No va a ser necesariamente por rebeldía. No será por fastidiar o dañar. Pero será inevitable que, en el ejercicio de tu libertad, tomes algunas decisiones que no gusten a otros. En algún momento, perderás el miedo a que te vean como “el raro”; perderás el miedo a no gustar,… Sigue leyendo …

¿Es MALO que hables bien de ti mismo?

Te atreves a decir que bailas bien. O que ligas mucho. O que nadas como un pez. O que, como las matemáticas te fascinan, le das arte a resolver problemas. Lo sueltas así, inocentemente, como quien habla de cualquier cosa. Y, tal vez sin percatarte, despiertas al monstruo verde que… Sigue leyendo …

3 Ideas para practicar cuando te hables a ti mismo

¡No puedo ser más idiota! Nunca lo conseguiré. Mi vida es un completo desastre. En las menos de 15 palabras del párrafo anterior, hay una persona machacándose a sí misma sin contemplaciones. ¿Se sentirá mejor tras ello? ¿Le dará su discurso la energía que necesita para remontar? Es natural estar molesto… Sigue leyendo …

¿Has dado tu palabra? Cumple con ella

Érase una vez una persona con la siguiente política respecto a los compromisos o peticiones: Da el “sí” cuando te lo pidan. Después, siempre puedes dejar que el asunto se enfríe o encontrar una excusa para escabullirte. Pero, en el instante del “sí”, todos están felices y te ahorras las… Sigue leyendo …

¿Te atreves a formarte tu propia opinión?

¿Dudas que estés cualificado para tener tu propia opinión sobre un asunto? ¿Prefieres que opinen los expertos, que son los que saben? Es verdad. Hay expertos y personas que saben un poquito más que tú (y que yo, ni se diga). Pero eso no te quita la capacidad de pensar… Sigue leyendo …