Cuando te cuesta creer lo bueno que dicen de ti

Sí, sí. ¡Qué agudo estás hoy! Por el título, ya has deducido que vamos a hablar de un tema relacionado con la baja autoestima. Si tu autoestima está por los suelos (espero que no), te habrá dado igual que elogie tu agudeza. Ni caso le habrás hecho. Pero, ¿y si… Sigue leyendo …

Una relación frustrante. ¿Hasta cuándo?

Hay relaciones frustrantes, desgastantes. O a ver qué nombre le pones tú a la que se mantiene con alguien que es prácticamente imposible de complacer. Lo que haces por él/ella o lo que le das no es suficiente. Lo que te esfuerzas no se ve, porque le pone más atención… Sigue leyendo …

¿Qué bien haces cuando te pasas de modesto?

Aunque no lo parezca, hablamos de desprecio. ¿Te parece sano despreciar a otros o a uno mismo para que alguien se sienta bien? La modestia excesiva y la vanidad son extremos que se tocan. Con la vanidad el menosprecio puede ser muy visible. (Tú) – Enhorabuena por tu trabajo. Me… Sigue leyendo …

Cuando haces una montaña de un grano de arena, ¿te das cuenta?

Las cosas tienen la importancia que tú les quieras dar. Una inoportuna mancha de sudor en la camisa es intrascendente para unos y motivo de bochorno para otros. Una costumbre que suelen compartir las personas con baja autoestima es la de exagerar ciertas situaciones, atribuyéndoles una importancia o unas repercusiones… Sigue leyendo …

¿Estás seguro de que eres realista?

Tal vez hayas mantenido con un amigo una conversación parecida a ésta: (Amigo) – No lo voy a conseguir. Probaré, pero no tengo muchas esperanzas de lograrlo. (Tú) – ¿Y si lo consigues? Has hecho otras cosas difíciles. (Amigo) – Sí, pero soy realista. Esto es demasiado para mí. Puede… Sigue leyendo …