Quejas y más quejas. ¿No estás harto de ellas?

Hasta hace pocos años, yo no era consciente de cómo las quejas emborronan la felicidad. Y, menos todavía, de la cantidad de quejas que soltaba a diario (o que me guardaba dentro). Comencé a fijarme en ello. Me descubrí como una persona bastante “quejica”, rodeada de personas que también se… Sigue leyendo …

Cuando haces una montaña de un grano de arena, ¿te das cuenta?

Las cosas tienen la importancia que tú les quieras dar. Una inoportuna mancha de sudor en la camisa es intrascendente para unos y motivo de bochorno para otros. Una costumbre que suelen compartir las personas con baja autoestima es la de exagerar ciertas situaciones, atribuyéndoles una importancia o unas repercusiones… Sigue leyendo …

Instantes previos a que el drama estalle

En ocasiones, con un sólo estímulo o con un sólo pensamiento espontáneo encendemos una chispa con la que explosiona todo un polvorín de malestar. Por ejemplo, una persona te suelta una impertinencia, que para el caso podría ser la “mecha”. Ahí te la deja para que tú pongas la chispa… Sigue leyendo …

Qué hacer cuando las minucias te importan demasiado

Lleva toda la semana lloviendo. Ya sea porque te las tengas que ver con el tráfico o porque acostumbres a desplazarte a pie, es incómodo que no pare de llover. Es incómodo que suene el teléfono cuando estás en la ducha. Da rabia ir a hacer café y ver que… Sigue leyendo …

Cambiar el hábito de fijarse en lo negativo

¿Conoces a alguna persona que tenga la costumbre de resaltar sólo el lado negativo? Probablemente conozcas a unas cuantas, unas más aferradas que otras. Es gente que habla de lo que le parece mal, de lo que no es justo, de lo que no le gusta acerca de otras personas… Sigue leyendo …