7 Maneras de respetar el tiempo de los demás

Intentamos respetar y aprovechar nuestro tiempo. Pero, ¿hacemos lo mismo con el tiempo de otras personas?

Hay una serie de gestos que muestran respeto hacia el tiempo de los demás. Y que, a pesar de ser muy conocidos, no son tan practicados. ¿Qué te parece si comentamos algunos?

(Conste que lo que siguen son sugerencias que pienso aplicarme a mí en primer término.) 😉

respetar tiempo

1. Sé puntual. La puntualidad causa buena impresión. Pero, más que eso, es una indiscutible señal de respeto hacia el tiempo de otros.

2. Si te retrasas, avisa. ¿Has quedado con alguien y no llegas a tiempo a la cita? Avísale y, si es posible, dile cuánto tiempo aproximadamente tardarás en llegar.

3. Si no vas a ir, cancela lo antes que puedas. Esperar hasta último momento para decirle a quien sea que no vas a presentarte (o a hacer lo que dijiste), además de quedar mal, es una faena.

4. Si llegas tarde, no interrumpas. Imagina que se trata de una reunión que ha empezado sin ti. Cuando al fin apareces, empiezas a disculparte explicando porqué te has retrasado.

No, por favoooor… Así rompes el ritmo y los desconcentras a todos. Procura guardar esas disculpas para el final.

5. Escucha cuando te hablen. Si no pones atención a la persona que te habla, ella pierde su tiempo y tú, el tuyo.

6. Evita disponer del tiempo de otros. Pongamos que tienes que preparar una tarta para una fiesta y tú todavía estás verde en el tema.

Resuélvelo como te parezca, siempre que no comprometas a terceros sin avisarles: “¿La tarta? Deja. Yo se lo digo a mi madre y que la haga mañana.”

Eso es tener mucha cara, a no ser que estés 100 % seguro de que tu madre no tiene el menor inconveniente en pasar la tarde cocinando.

7. Trata de no saturar al mundo con tu presencia: Si dices que vas a estar un ratito, quédate un ratito y no toda la tarde. Si has quedado con alguien en que vas a estudiar dos horas con esa persona, que sean dos horas realmente.

En definitiva, cumple con lo que dices y no abuses deliberadamente del tiempo de otros, a no ser (como hemos dicho) que tengas la total seguridad de que no estás incomodando ni estropeando los planes de esa persona con quien estás.

Estos gestos te ayudan a administrar mejor tu tiempo, de paso que proteges el tiempo de los demás. Y esa cualidad habla muy, muy bien de tu persona.

¿Tú qué crees? ¿Te acuerdas de algún gesto más que tenga que ver con el respeto del tiempo ajeno?

Imagen de MyDigitalSLR

Comments

  1. Judith says:

    Muy buena esta entrada, a mi se me ocurre otro que veo muy frecuentemente en el trabajo y es que si alguien le solicita a otra persona que realice una labor en concreto, sea lo más precisa posible en lo que espera de resultados, porque lo clásico es que lo digan a medias y al presentar el trabajo manden a corregir todas aquellas cosas que nunca especificaron que querían o no, esto además de ahorrarle tiempo al que lo ejecuta, también lo hace por el que lo pide ( y la labor se realiza más rápido y eficientemente). Supongo que aplica para cualquier otro ámbito. Un saludo!!

    • Casandra - TBM says:

      Qué razón llevas, Judith. Yo tenía una jefa que me hacía eso mismito. 😀 Es una manera de dejar claro quién manda. Había veces en las que pedía instrucciones precisas antes de terminar el trabajo (para entregarlo justo como me lo pedían), pero la jefa siempre se sacaba algún detalle nuevo de la manga.

      No queda de otra que aguantarse. 🙂 Gracias por comentar.
      Saludos!!

  2. Tienes toda la razón, abusamos con frecuencia del tiempo de los demás y solo nos preocupamos por el nuestro. Yo tengo que aplicarme el punto 1 desde ya!, jaja. Un saludo

    • Casandra - TBM says:

      Nunca es tarde para hacer las cosas de manera distinta. 😉 Hasta hace no demasiado, yo tenía la costumbre de cancelar compromisos a última hora y la fui enmendando.

      Gracias, Petra. Saludos!