La felicidad está en los que se bastan a sí mismos

¿Qué opinas? ¿Está en lo cierto la frase de Aristóteles o es una completa estupidez? ¿Crees que la felicidad depende de uno mismo o que la condicionan los que te rodean?

Yo soy de los que están de acuerdo con la frase. Creo que mi felicidad no puede depender de cualquiera. Sin embargo, también a veces dudo de que mi forma de verlo sea la correcta, porque observo a mi alrededor mucha gente que sufre en exceso por terceras personas.

Al fin y al cabo, para que nos entendamos, la vida es como un barco, y cada uno es capitán de su propia nave.

En ocasiones subimos al barco de alguien y le acompañamos un tiempo en su viaje. Y a veces suben al nuestro. Pero nunca, bajo ningún concepto, podemos tomar el timón de aquel barco al que subimos, ni dejar que tomen el timón de nuestro barco. ¿Por qué?

Porque el timón es nuestra felicidad.

solo

La felicidad es lo único que le da sentido a la vida. Es lo que nos hace avanzar en un sentido u otro. Y, si dejamos que otras personas tomen ese mando, nuestra vida no la estaremos dirigiendo nosotros.

Claro que en ocasiones es difícil. De hecho, no es raro sentir que una persona es el motivo de tu felicidad.

No obstante, aquí te pediría una pequeña reflexión: ¿esa persona es tu felicidad o tú eres feliz porque esa persona está contigo? La diferencia es sutil, pero muy importante.

Si esa persona es tu felicidad, ¿qué ocurrirá cuando, por cualquier motivo, se vaya? Que desaparecerá tu felicidad; el timón de tu nave se habrá roto y resultará difícil volver a montarlo.

Sin embargo, si eres feliz porque esa persona está contigo, en el momento en que se marche (si eso ocurre) seguirás teniendo entre tus manos el timón.

Porque tu felicidad no dependía de esa persona, sino de ti. Y podrás decidir qué rumbo seguir con tu nave, a pesar de que durante un tiempo debas navegar entre tormentas.

Es por ello que coincido plenamente con la frase que da título a este artículo.

Dejar que nuestra felicidad dependa de terceras personas es muy peligroso. Mientras que ser propietarios de nuestra propia felicidad, aunque ésta venga de otras personas, es sinónimo de ser propietarios de nuestra propia vida. Y eso da el poder de superar cualquier adversidad.

Pero lo importante es tu opinión, no la mía: ¿Crees que la felicidad depende de uno mismo o que es inevitable que los demás la construyan en parte?

Esta entrada es una contribución de A.G., autor invitado.

Imagen de fiddleoak