Razones por las que decides no luchar más por un objetivo

Abandonar un objetivo sabe a fracaso. Y eso no nos gusta. Queremos sumar éxitos, todos los posibles.

Qué tal que por esa sed de éxito quedemos atrapados en objetivos que no nos interesan ni nos benefician especialmente. Qué tal que, por mantenerlos, estemos quitándoles recursos a los objetivos que más nos importan.

Por eso, abandonar un objetivo que ha dejado de ser útil no debería ser considerado un fracaso. Al contrario, podría ser un acierto.

adiós

Pero esta decisión es difícil de tomar. Hace falta valor para enfrentarse a ella. Y claridad, para no actuar precipitadamente.

Hay que pensarlo muy bien.

¿Por qué razones podrías eliminar un objetivo de tu lista?

  • Porque tener éxito en ese objetivo no te hace ilusión. (La más importante.) Quizás te lo planteaste a la ligera o porque al entorno le pareció una buena idea.
  • Porque llevas un tiempo sin trabajar en él o sin hacer progresos. Pensar en retomarlo te frustra, te estresa, te deprime. Y tú te pusiste ese objetivo para vivir mejor, no peor que antes.
  • Porque las circunstancias han cambiado y ahora tienes otras prioridades.
  • Porque una vocecita dentro de ti te dice que es hora de darle carpetazo.

No es el fin del mundo. Todos hemos abandonado objetivos. Las prioridades cambian y los objetivos, también. Y, si acaso decides abandonar uno de ellos, igualmente podrías decidir retomarlo más adelante… o no.

En todo caso, medítalo. Que no sea una decisión tomada con las emociones. Porque, al igual que hay objetivos que dejan de tener sentido en un momento dado, hay otros por los que vale la pena seguir adelante.

Quizás no lo parezca cuando estás cansado o decepcionado. Podrías pensar que te equivocaste al elegirlo. Y eso también nos ha pasado a muchos.

Mirar el panorama con calma y distancia podría servirte para decidir qué tipo de objetivo es éste: si uno que puedes desechar sin drama o uno que sigue teniendo sentido, en cuanto te recuperes del bache.

Imagen de woodleywonderworks

Por favor, comparte 🙂