¿Qué van a pensar de mí?

¿Qué van a pensar esas personas cuando te vean con esas pintas? ¿Y cuando se enteren de la última trastada que has hecho?

La mayoría de las veces esas preocupaciones son en vano, ya que los demás no piensan tanto en ti y, mucho menos, con la intensidad que crees que lo hacen.

Esas personas, como te pasa a ti, están pendientes de sus propias dudas y, tal vez, preocupadas a su vez de que tú no los juzgues a ellos de mala manera. Pero, ¿a que tú no te pasas el día entero repasando qué hizo cada quién y porqué le dio por ahí?

se están comiendo

Primero, porque tienes otras cosas en qué pensar: tus objetivos, tus responsabilidades del día, el tiempo que compartirás con los tuyos, etc.

Segundo, porque te falta información para opinar. Y el juicio que hagas, por ejemplo del cochazo que se compró tu vecino sin tener un euro, valdrá muy poquito.

Por lo mismo, tendría que importarte poco lo que los demás dijeran de ti. ¿Qué saben esos extraños de tu vida? Pueden entretenerse imaginándose lo que quieran acerca de tu error o de tu última aventura.

A continuación, puede que te juzguen, según lo que ellos creen que está bien o que está mal. Y no en base a la realidad, sino a lo que ellos se han imaginado.

Viéndolo así, ¿no te parece triste; un desperdicio de tiempo y de talento? Por gordo que haya sido tu error (si es que lo fue), éste no le va a la zaga.

Si acaso, dedica esa energía a asumir tu responsabilidad ante las personas involucradas en tu metedura de pata, si es el caso. Habla con quien te quiere bien y explícale lo que gustes.

De la tropa ociosa poco tienes que preocuparte. Más que temor inspiran lástima. Obsérvalo y deja de sufrir por las conjeturas que hagan. Total, te van a criticar de todos modos.