Síntomas de una baja autoestima

Anteriormente hablamos de los hábitos que caracterizan a una persona positiva y optimista, con una autoestima saludable.

cara tristeHoy nos ocuparemos del asunto contrario: desglosaremos características que suelen presentarse en personas cuya autoestima es baja o muy baja.

Ser conscientes de estos síntomas y atajarlos en la medida de lo posible redundará en una mejora de nuestro bienestar físico y psicológico, aumentando con ello nuestra calidad de vida en el momento presente y en los días que están por llegar.


Éstos son, pues, los síntomas más comunes entre las personas con baja autoestima:

1. Falta de ambición

Se traduce en la falta de metas, objetivos, ilusiones, sueños (llámalo como gustes). No hay entusiasmo, porque la persona sencillamente no se ve capaz de superar un obstáculo difícil y prefiere no planteárselo.

Quizás así se ahorre una posible frustración, pero perderá la oportunidad de poner a prueba sus capacidades y limitaciones; algo que sí hacen las personas con una autoestima sana.

2. Actitud negativa

Los pensamientos negativos controlan todo lo que hace la persona y todo lo que deja de hacer. El mundo se contempla como un entorno hostil en el que se libra una batalla donde la persona tiene la sensación de pertenecer al bando perdedor.

3. Descuido de la apariencia física

Nuestra imagen suele ser una tarjeta de presentación. La persona con baja autoestima suele prestarle poca atención a su cuerpo, a su ropa… o bien hace justo lo contrario, algo que últimamente está muy de moda: cuidar en esceso la apariencia física para enmascarar su inseguridad.

4. Estilo de vida poco saludable

Tener baja autoestima significa en este caso que la persona no se ama a sí misma lo suficiente como para estar pendiente de cuidados básicos del cuerpo, como una dieta saludable y la práctica de ejercicio físico regular.

5. Timidez

Ese miedo a quedar en evidencia cuando se dice algo en público, enrojecerse o quedarse sin habla en una situación social comprometida son signos de timidez. Esta inseguridad es propia en personas que se atribuyen a sí mismas poco valor, es decir, con baja autoestima.

6. Miedo

Miedo al fracaso, al futuro y a numerosas situaciones en las que la persona se siente en peligro. El miedo, ya tenga una causa lógica o no, es un compañero permanente de la persona con una autoestima baja.

Estos síntomas también se pueden presentar a veces en personas con una autoestima más o menos saludable. La diferencia, sin embargo, es que estas personas superan dichos obstáculos como si de un resfriado común se tratara.

En cambio, para alguien con autoestima baja es como si se cronificaran, impidiéndole ser de otro modo, cortándole el paso a cada instante.

Artículo basado en: “Symptoms of Low Self-Esteem“, de Kathryn James.