Palabras amables para los demás

A la mayoría de las personas nos gusta que nos digan cosas agradables, siempre que sean dichas de corazón, porque así se piensen.

cumplidosAnteriormente, hablamos de esas valoraciones positivas: los cumplidos. En nuestras manos está qué hacer con ellos una vez recibidos: ignorarlos, creerlos, utilizarlos para unirnos más a la otra persona o para comenzar a desconfiar de ella.

Ahora pongámonos del lado del emisor. ¿Para qué les hacemos cumplidos a los demás?

Las “palabras bonitas” suelen influir favorablemente en los demás, salvo que la persona a quien se las dedicamos se cierre en banda y no nos haga caso. (En su derecho está).

Generalmente, los cumplidos tienen una doble función: hacer sentir bien a la otra persona y estrechar la relación con ella. ¿Con qué fines? Me temo que hay de todo, ¿verdad?

Vamos a quedarnos con lo más agradable: la finalidad de hacer sentir bien a la otra persona manifestando una opinión sincera.

En Mysticmadness, un blog sobre desarrollo personal, distinguen las 10 áreas básicas sobre las que nacen los cumplidos. Éstas son:

  1. Inteligencia. ¡Qué bien te expresas! Hay que ver lo rápido que te estudiaste el tocho del examen. Etc.
  2. Apariencia. Éstos son los cumplidos clásicos que se usan frecuentemente para ligar. :D ¡Qué guapísimo eres! Tienes unos ojos fascinantes. Etc.
  3. Accesorios. ¡Oh! ¡Qué zapatos tan bonitos! Ese nuevo perfume que usas es maravilloso. Etc.
  4. Pertenencias. ¡Qué casa tan acogedora! Tu coche es el que tiene el color más bonito de todos los de la calle. Etc.
  5. Grupos. Ya sean de trabajo o de cualquier otro asunto. Hacéis una extraordinaria labor social. Estáis hechos unos campeones… Etc.
  6. Descubrimientos. Sobre habilidades “ocultas”. No sabía que cocinaras tan bien. ¡Qué sorpresa! ¡Sabes tocar la bandurria! Etc.
  7. Aficiones. Cuando una persona vive con muchas ganas alguna afición (o hobby), suele recibir bien palabras que se refieran al tema. Es impresionante todo lo que sabes sobre ornitología. Tu colección de cremalleras es impresionante. Etc.
  8. Entorno. Este apartado hace referencia tanto a si te encanta el trabajo que alguien ha hecho para preparar una reunión o cualquier otro acontecimiento social, como a si vas de visita a su adorado pueblo, por ejemplo.
  9. Familia. (Cuidadito con esto.) ¡Su esposa es bellísima, jefe! Tu hermano es quien mejor toca la zambomba de todo el pueblo. Etc.
  10. Ayuda en un momento crucial. Visualiza a alguien muy ocupado justo cuando tú llegas como agua de mayo. Pareces cansado, ¿puedo ayudarte?

Vistas las principales áreas sobre las que dedicar palabras agradables a otra persona, me atrevo a apuntar algunas recomendaciones:

  • Si piensas algo agradable, dilo. Puedes hacer feliz a otra persona.
  • Sé honesto. No te inventes halagos sólo por quedar bien.
  • Sé respetuoso. Evita palabras grotescas. Hay cumplidos que parecen insultos…
  • En tu conciencia queda si te acercas con lisonjas a alguien a fin de lograr lo que deseas.
  • Aunque ya tengas confianza con alguien, no dejes de dedicarle palabras bonitas.
  • Si no sabes cómo decir algo, sé creativo. ¿Qué tal probar con una canción?
  • … Y aquí podrían ir más recomendaciones, por si quieres contribuir a alargar la lista.  ;)

Ser amable cuesta poco para lo mucho que compensa.