Hacer un plan para comprar regalos navideños

Se acercan la Navidad y el fin de año. Para muchas familias, además de aumentar los deseos de paz y felicidad, también aumentan las compras y gastos.

No pasa nada. Son días especiales, pero no está de más intentar ahorrarse algunos disgustos en el tema de los gastos y en las compras de regalos.

Y, para eso, qué mejor que prepararse con anterioridad.

A ello vamos hoy. ¿Qué te parece si esbozamos ideas para ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo en las próximas semanas?

regalos de navidad

Me hizo mucha gracia encontrar un artículo donde se dan 5 recomendaciones para reducir el estrés de las compras y demás preparativos, porque intuitivamente llevé a cabo cada uno de los puntos durante varias navidades anteriores. Pocas veces puedo decir eso. 😀

Son estas recomendaciones:

Hacer una lista. Antes de lanzarse a las tiendas, es conveniente estar un ratito anotando qué regalos vamos a hacer (según lo que necesite el interesado), qué más hay que comprar… La razón es evitar gastos improvisados, claro.

Establecer el presupuesto. Trata de ceñirte a él como una lapa, en caso de que no sea nada boyante.

Empezar cuanto antes a comprar los regalos. De esta manera, además de distribuir los gastos entre varios meses, ahorras dinero.

En mi caso, comenzaba a comprar en las rebajas de verano (julio-agosto), pero hay quien empieza incluso antes.

Muchas más personas de las que crees tienen esta práctica costumbre. 😉

Comprar por Internet. Comprando de manera segura en la red evitamos esos tumultos que se forman en los centros comerciales. No sé a ti, pero a mí no me agradan ni una pizca.

Trabajar en equipo. Puedes encargarle a alguien que vaya a comprar a una tienda que te traiga un artículo determinado y esa persona puede hacer lo mismo contigo.

Esto, para quienes tienen una macro-lista de regalos que comprar, puede ser una idea muy útil.

Más ideas

Por mi cuenta, propongo además otras estrategias que me han funcionado:

La sesión de embalaje. Cuando tienes una barbaridad de regalos que envolver, se ahorra tiempo si dedicas unas cuantas horas a envolver un montón de ellos, en lugar de hacerlo a medida que los vas comprando.

Las bolsas y las cajas preparadas, también te son de mucha ayuda.

Reciclaje. Hablando de bolsas, cajas y otros adornos, es una buena idea guardar material de un año para otro. El ahorro se nota, tanto en dinero como en tiempo para ir a buscarlos.

Creatividad. La diversión no está sólo en la calidad o cantidad de regalos, sino en las sorpresas y los momentos divertidos o entrañables que podemos provocar.

Así es que no te centres sólo en lo material. Haz algún regalo que mueva otras emociones en el receptor. Ejemplos: bromas, dedicatorias, fotos, canciones, objetos inesperados, etc.

Es muy divertido preparar este tipo de regalos y eso, a fin de cuentas, reduce también el estrés.

Una última recomendación: Evita compras innecesarias o impulsivas. Trata de frenarte. La diversión navideña no está en el dispendio (o no debería estar ahí).

Y hasta aquí la lista de ideas para maximizar la diversión y minimizar el estrés de las fiestas. ¿Nos propones algo más?

Imagen de Joelstuff C1100x

Si te gusta la entrada, comparte, por favor...

Comments

  1. Uff pues sí que eres previsora. Yo es que soy un desastre y lo dejo todo para los últimos días :S, bueno además si hay cosas en las que no se si acertaré por lo menos pueden cambiarlas sin que el ticket haya caducado :).
    Yo soy mucho de además del propio regalo hacer cualquier tontería a mano o escribir una carta…no sé me parece que son cosas más personales y que reflejan que te tomaste tu tiempo en la otra persona, no sólo el hecho de bajar a comprar :).

    Un besazo

    • TBM - Casandra says:

      Era, era previsora, porque ya llevo un par de añitos sin poder hacer regalos para Navidad. No pasa nada. Acumularé los regalos para años venideros. 😀

      También tengo que confesar que es algo que me encanta. No lo hacía sólo por previsión, sino para alargar la experiencia, ja, ja…

      ¡Ah! Y que conte la defensa de los regalitos artesanales, ¿eh? Que tienen muchísimo valor, como bien dices.

      Muchas gracias, Alba. Besotes!!