Ventajas de soñar despierto

Soñar despierto no es un síntoma de insatisfacción vital, como decía Freud. Al contrario, se trata de una actividad que ayuda a mantener nuestro cerebro en forma.

soñar despiertoEl recurso de la imaginación, de la fantasía, es usado con más frecuencia por las personas más inteligentes. Para ellas, soñar no es únicamente hacer castillos en el aire sin ninguna finalidad, sino que le extraen un beneficio.

¿Y qué beneficios o ventajas se pueden extraer de soñar despierto?

  • En primer lugar, es un ejercicio mental. Ejercitamos nuestro cerebro elaborando situaciones que requieren una solución. Es un entrenamiento.
  • También se pueden recrear situaciones que prevemos que habrán de presentarse en el futuro; se trataría de una simulación muy útil sobre todo a la hora de vencer ciertos miedos.
  • Puede utilizarse para elaborar hipótesis sobre las consecuencias que esperamos como consecuencia de tomar una u otra opción de las que tenemos disponibles.
  • Es útil para aligerar una pesada carga emocional; podemos construir un improvisado refugio donde descansar y experimentar tranquilidad.
  • Puede ayudar a sobrellevar la sensación de soledad, ya que, gracias a la fantasía, podemos recrear la presencia de las personas que queramos.

Como ves, soñar despierto no es nada malo. Únicamente lo sería si no tenemos control sobre ello y lo utilizamos para huir de la realidad y, peor aún, en los momentos en los que ésta necesita toda nuestra atención.

Todos podemos disfrutar del poder de la imaginación, sabiendo qué es real y qué no lo es… aunque, quién sabe… Podemos convertirlo en realidad con el tiempo.

Imagen de epicretort

Comments

  1. Jeje me ha subido la moral eso de que soñar despierto es de personas inteligentes jeje.

    Yo debo ser la persona más soñadora del mundo, me encanta soñar despierta. Yo sola me monto mi película y deseo que algún día se haga realidad :).

    Un besazo

    • Tus Buenos Momentos says:

      Pues ya ves que tiene mucho de bueno… y no me lo he inventado. ;)
      Besotes!