Cómo pedir disculpas

Saber cómo disculparse es necesario para poder convivir con nuestros semejantes y tener la capacidad de aceptar una disculpa, también lo es. Hoy nos centraremos en el papel de quien pide disculpas.

disculparsePedir disculpas no consiste únicamente en pronunciar “lo siento“, sino que lleva aparejada la intención de reparar el daño, restaurando así la relación.

No es lo mismo disculparse por haber pisado a alguien accidentalmente en la calle que hacerlo después de una traición. Imagínate la enorme cantidad de situaciones que caben entre un extremo y otro. Vamos a imaginarnos, por tanto, una ofensa “promedio” en la que sentimos que es apropiado pedir disculpas. (Hay veces en las que no es oportuno.)

Generalmente, veamos qué es lo recomendable a la hora de pedir disculpas:

1. Elegir bien el momento. Dependiendo de la situación, a veces es preciso dejar que las cosas se enfríen. Eso sí, no conviene esperar demasiado, porque, si precipitarse no es lo idóneo, disculparse demasiado tarde puede ser peor.

2. Elegir el modo. ¿Por teléfono, por e-mail, cara a cara? Depende tanto de la situación como de la forma de ser de las personas involucradas. Las opciones son diversas y conviene pensar en la forma menos incómoda de decir “lo siento”, además de pensar en lo siguiente…

3. Elegir las palabras. Han de ser conciliadoras, permitiendo que se trasluzca la intención de reparar el daño.

En este punto está la clave. Hay personas que, cuando van a pedir disculpas, aprovechan para justificar su conducta una y otra vez sin llegar a ponerse en el lugar de la persona dolida. Un fallo de empatía, claro.

No se piden disculpas para quedar bien o para que la otra persona vea forzosamente la situación desde nuestro punto de vista. Hay que ser humilde; decir “lo siento” y procurar no herir más los sentimientos de la otra persona.

4. Ser honesto. Decir “lo siento” no basta a veces. Qué menos que hacerlo de corazón… Pedir disculpas sin sentirlas es una doble ofensa o a mí me lo parece.

5. Ser comprensivo. La persona a quien pedimos disculpas puede necesitar un tiempo para reaccionar. Está de más la presión que llega de frases como: “Entonces, ¿me perdonas?

Decir “lo siento” quizás sea el primer paso al que siguen otros. Conceder a la otra persona tiempo y espacio para reaccionar es lo menos que podemos hacer, en mi opinión.

Es difícil encontrar la manera estándar de pedir disculpas, pero ingredientes como los anteriores son imprescindibles en cualquier situación.

Basado en: Tips for Apologizing, de Michelle Powell-Smith.

Imagen de mark78_xp

Comments

  1. Yo considero que es mas dificil PEDIR disculpas que disculpar… para muchas personas esto de pedir disculpas representa muchas cosas, entre ellas dejar de lado el orgullo,lastima que nuestra sociedad es asi generalemente

    • Casandra says:

      Sí, a veces es difícil, pero no creo que disculpar sea algo fácil tampoco. Como dices, hay personas a las que les resulta complicado pedir disculpas (por las razones que sean). Sin embargo, hay otras que la emplean como recurso fácil. Es decir, hacen daño y piden disculpas como si tal cosa.

      Aquí quien pierde más es la persona a quien se ha herido; no sólo se le ha hecho daño, sino que quien se ha disculpado tiene la conciencia tranquila sólo después de pronunciar unas palabras. A veces produce indignación, porque creen que después de un “lo siento”… uno debe de aceptar las disculpas inmediatamente. De lo contrario, a uno lo tachan de rencoroso, inflexible, intolerante… y un sinfín de maravillas más. Osea, que además de la faena, uno carga con unos cuantos epítetos extra… ¡Oh, no! ¿A que se nota que lo he vivido en carne propia? :D