10 Maneras simples de disfrutar la vida hoy mismo

No aplacemos la felicidad. Existe la manera de disfrutar del día de hoy (dándole su toque especial). O, al menos, podemos sentirnos mejor si llevamos a la práctica acciones muy sencillas.

De las 10 que vamos a mencionar, la primera es la más potente, porque muchas de ellas salen de ahí.

disfrutar de la vida

1. Practica la gratitud

La gratitud está estrechamente ligada con la felicidad. Como ya sabes, consiste en reconocer y apreciar todas las cosas buenas que forman parte de tu vida.

Lo malo, ahí está. A cada uno le toca lo suyo. Pero también está…

  • Todo eso que te gusta y que puedes disfrutar.
  • Todo eso que puedes hacer, porque tu cuerpo, tu mente y las circunstancias te lo permiten.
  • Pequeñas y grandes cosas que funcionan a día de hoy.
  • La gente que te acompaña.
  • Lo bueno que los demás han hecho por ti.
  • Etc.

Por mal que vaya la vida, siempre hay algo que agradecer. Y ese sentimiento cálido, cuando lo experimentas, está dándole luz a tu realidad.

2. Contempla el paisaje

Si puedes, tómate unos minutos para mirar alrededor y prestar atención a la vida que se despliega justo donde tú estás. Es todo un espectáculo.

Aunque parezca lo mismo de ayer, el día de hoy es distinto. Observa los árboles, las sombras, la gente que pasa y el pájaro que canta en esa rama…

3. Canta

Hablando de cantar… No te prives de ello. Si lo haces mal, mírale el lado bueno: Más beneficio sacas, porque vas perdiéndole el miedo a las actividades donde no eres un hacha.

Por lo demás, es divertido; es relajante y sus efectos en el organismo son similares a los de realizar ejercicio físico (te oxigenas, activas la circulación y segregas endorfinas).

4.  Disfruta del movimiento

Si el arte del cante lo acompañas con un poco de bailoteo, haces pleno. O, si no, dedica unos minutos aparte a mover tu cuerpo (según tus capacidades y preferencias).

No lo veas como un deber, sino como un regalo que te haces y como una suerte tremenda, que sin duda estaría en un lugar preferente en tu lista de gratitudes.

5. Prueba algo nuevo

Haz de cada día, un día de estreno. ¡No es difícil! Prueba un nuevo sabor, un nuevo recorrido de camino a casa, un jabón distinto… ¡Qué sé yo!

Qué mejor manera de hacer que el día de hoy sea diferente al resto que conocer algo que no conocías antes… ¿El significado de una palabra, quizás?

6. Date el gustazo de leer

Cuando lees aprendes, haces ejercicio mental, te relajas… ¡y disfrutas!

¿Cómo no vas a dedicar 10 minutos hoy a un placer tan asequible? Elige la lectura que más te guste (insisto, la que sea) y piérdete en ella unos instantes.

7. Anima a alguien

Esparcir una actitud positiva repercute en el bienestar de todos. Sólo con sonreír y decir: “Buenos días” estamos echando unas gotitas de amabilidad al mundo. ¿Y qué trabajo cuesta?

Si está en tu mano, regala unos minutos de escucha, un cumplido o algún gesto amable… Porque, cuando eres generoso con los demás, también lo estás siendo contigo mismo.

8. Haz algo para reír

Y, si hoy no estás para muchas risas, busca un ratito para hacer algo que te haga sentir un poco mejor.

Prueba a jugar o a buscarle el lado gracioso a cualquier situación. La razón es que así te sales ese rato del bucle de negatividad (si es que estás inmerso en él), descansas de tus pesares y luego puedes encarar la realidad de otro modo.

La risa es salud. Búscala.

9. Ocúpate de lo que hayas estado posponiendo

Si se trata de una actividad reconfortante, tanto mejor. ¿Por qué no va a ser hoy el día en el que estrenes esa camiseta nueva?

¿Por qué no te atreves a decir lo que sientes a esa persona? ¿O por qué no engrasas de una vez las bisagras de esa puerta que chirría…?

Tanto aplazar, ¿para qué?… Si lo puedes hacer hoy, hazlo hoy. Verás qué a gusto te quedas. 😉

10. Aléjate un rato de las pantallas

Lo escribo en décimo lugar, porque es lo que voy a hacer yo justo ahora: Nada de teléfono, ni de ordenador, ni de televisión…

Esos ratos de descanso tecnológico brindan la posibilidad de realizar actividades para cuidar de uno mismo (o de otros), sin notificaciones constantes, interrupciones, sobrecarga informativa, etc.

¡Toca despejarse y disfrutar de cosas distintas! ¡Aprovechemos el día!

¿Qué hay de ti? ¿Cómo vas a disfrutar el día de hoy?

Comments

  1. jessica Pepen says:

    excelente reflexion en ocasiones es bueno que no recuerden que la vida esta llena de momentos irrepetibles y que cuando pasa no vuelve.. por ultimo diria que otra manera de disfrutar la vida es perdonar a los que nos han ofendido y a nosotros mismo , a no ser jueces, si no a ser ver objetivamente las cosas y a pensar y si fuera yo y por ultimo y por eso no menos importante a darle oportunidad a los demas el derecho de la duda, cuando algo sucede percatate de si el implicado en la situacion esta presente y puede defenderse… buenas tardes y buena fortuna…

    • Casandra - TBM says:

      Muchísimas gracias, Jessica.

      Me encanta tu propuesta de ser más comprensivos y considerados con los demás. Qué menos que mostrar un poco de empatía, como nos gusta que otros hagan cuando nosotros necesitamos ser escuchados.

      Un saludo y buena fortuna para ti también. 🙂