Ideas para no estar tan triste en Navidad

Hay personas que viven con tristeza estos días del año, a pesar de los colores, las luces y los dispendios varios de la Navidad.

Son fechas nostálgicas e incluso muy duras para quienes lloran la ausencia de seres queridos, para los que están lejos de su familia, para quienes las pasan en un hospital, para quienes están solos o se sienten muy solos…

Son agrias, también, para quienes hacen balance del año y sólo hallan pérdidas o fracasos.

¿Feliz Navidad? ¿Qué tiene de feliz?

entre la gente

Para ti, ésta quizás no sea una Navidad feliz. Está bien. No tienes que poner buena cara y fingir que lo es, pero seguramente hay algo que está en tu mano para hacer que no sea tan triste.

Para empezar, eso mismo: No presionarte en exceso.

Si no te apetece, no te dejes torturar por la publicidad incesante, por el exceso de bombillas de colores o por las edulcoradas películas navideñas, donde todo el mundo brinda feliz y contento junto a un árbol lleno de regalos.

Vive la Navidad a tu manera

Si eres creyente, da a estas fechas el significado que tienen para ti. Reconfórtate en tu fe. Vívela.

Y, tanto si le das un sentido religioso a estas fiestas como si no, planéalas a tu modo.

No tienes que hacer lo mismo que hace el vecino. No es obligatorio.

Elige lo más importante

Elige y céntrate en lo que verdaderamente te importa y en las personas con las que quieres compartirlo.

Y, si quieres compartirlo y puedes hacerlo, aprovecha el tiempo junto a ellas.

También es un buen momento para hacer algo bueno por los demás. No sólo por eso del espíritu navideño, sino porque te ayudará a sentirte mejor.

Con esas acciones generosas dejas de estar tan hundido en tu tristeza (al poner tu atención en otra parte), mientras que haces felices a otras personas, ya sean de tu familia o no.

Este tiempo del año invita a compartir lo bueno que hay en ti con quien quieras.

¿Y qué pasa con las típicas reuniones fastidiosas a las que tienes que acudir por compromiso? De éstas hay muchas.

Evita tensiones, en la medida de lo posible, y mantén cierta distancia con quien te sientes incómodo. No le des importancia a esa gente tan negativa, por favor…

Y no olvides cuidar de ti

  • Que las fiestas no arruinen tus hábitos de sueño ni los alimenticios.
  • Controla tu estrés navideño.
  • Sal a la calle; que te de el aire, la luz. ¡Muévete!
  • Y pasa algo de tiempo a solas haciendo algo que te guste (ver tus películas, leer, pintar, montar una maqueta…)

 

Porque ésta es TU Navidad. Unos días parecidos a los anteriores o completamente distintos. Vívela como mejor puedas.

Imagen de Matt Chantry