¿Qué signos delatan a un perfeccionista?

Haciéndolo simple, digamos que perfeccionista es esa persona que se presiona a sí misma para alcanzar unos listones demasiado altos, prácticamente inalcanzables.

¿En qué se concreta esa presión? ¿Cómo se manifiesta su actitud? Hablemos de eso.

Para saber si una persona tiende al perfeccionismo (quizás tú o alguien conocido), echa un vistazo a estos signos:

1) Le da demasiadas vueltas a los errores

Al perfeccionista le sientan tan mal los errores que les da una y mil vueltas en su cabeza. Piensa demasiado en ellos y le cuesta dejarlos atrás.

microscopio, perfeccionismo

Además, les tiene “alergia”, porque cree que si los demás le ven cometer errores le perderán el respeto.

Por eso, muchos perfeccionistas prefieren evitar esas situaciones en las que corren el riesgo de equivocarse y quedar mal, en un intento por preservar su autoconfianza.

2) Sus expectativas son demasiado altas

El perfeccionista es tan exigente consigo mismo que rara vez está satisfecho con sus resultados. Suele fijarse en ese poco que le falta antes de en todo lo que ha conseguido.

Ese descontento recala en su autoestima. Y al perfeccionista, para lograr apreciarse más a sí mismo, se le ocurre ponerse metas aún más altas, con lo que acaba entrando en un círculo vicioso que es difícil de romper.

3) Busca la aprobación de los demás constantemente

La autoestima del perfeccionista suele ser baja, porque cuando se evalúa a sí mismo pone el énfasis en lo que hace mal y en lo que falta.

Para compensarlo, necesita que las personas que están alrededor le digan qué es lo que hace bien. Por eso busca su opinión. Necesita escuchar algo positivo que contradiga la visión negativa que él/ella tiene.

4) Compite en exceso

El perfeccionista compite contra sí mismo, pero también contra otros. Se compara con los demás y le sabe mal cuando sale perdiendo en la comparación.

Le tiene mucho miedo a ser considerado un “perdedor”. Tanto, que incluso se priva de realizar actividades que le divertirían muchísimo (como algún deporte, por ejemplo) si sabe que no va a estar a la altura de sus rivales.

Y, si acaso se apunta la actividad y pierde, se comporta como ese mal perdedor que busca excusas para decir que los otros tenían demasiada ventaja o que no jugaron limpio.

Se añade al lote su necesidad imperiosa de tener siempre la razón. Algo que no es nada beneficioso en sus relaciones personales.

5) Sufre por el estrés

¿Cómo no va a sufrir estrés? La presión a la que se somete a sí mismo es demasiada. Y a veces padece sus consecuencias en forma de desajustes orgánicos y anímicos. (Síntomas de estrés.)

Sólo con lo anterior, vemos que es el perfeccionismo impacta de forma negativa en la salud (física y emocional) y en las relaciones personales.

Se trata de una costumbre que no está ligada a la felicidad y tampoco tiene porqué estarlo al éxito en la vida. Bueno, eso dependiendo de lo que tú consideres que es el “éxito”.

Si no crees que el éxito consista en perseguir la perfección, quizás te interese aprender a ser más tolerante con los errores y a establecer expectativas más realistas.

Y aquí tienes más ideas para combatir el perfeccionismo. Líbrate de él, si es tu caso.