Celebra la Navidad a TU manera

¿Te sientes mal en Navidad? ¿Detestas esta época consumista que cada vez empieza antes? ¿Tienes alergia a las tarjetitas, las compras, la música, los adornos, las reuniones y todo lo que se asocia a las fechas navideñas?

Tanto si la forma de vivir estos días te molesta un poco, como si tu aversión a la Navidad está rozando el techo, considera que… NO tienes porqué pasarlo peor que en cualquier otra época del año.

A ver, ¿qué es lo más molesto?

tu navidad

1. La ola consumista

No sé si me creerás, pero cuando yo era niña las navidades comenzaban por aquí alrededor del 22 de diciembre. Ahora empiezan a prepararse en noviembre con el objetivo “glorioso” de que nos sobre tiempo para comprar.

¿Son más felices las navidades de ahora comparadas con las modestas navidades del siglo pasado? ¿Hay que gastar más para pasarlo mejor?

Si te parece que no (como a mí), no participes en el dispendio masivo… y ya está.

2. La pérdida de significado religioso

Estas fiestas comenzaron siendo una celebración pagana o, en cualquier caso, celebradas por muchos pueblos con creencias distintas al cristianismo.

El nacimiento de Jesús se “colocó” artificialmente en esa fecha para aprovechar el tirón de la celebración. Y ahí está (el 25 de diciembre) y estará para que los cristianos que quieran lo celebren como gusten.

(Digo “cristianos” porque, en mi cultura, el cristianismo es la creencia religiosa mayoritaria.)

Si eres cristiano, honra la fecha y celébrala de corazón. Nada te impide hacerlo. Alégrate. Celebra solo, en familia y en comunidad. Como tú quieras.

Pero, por favor, no te quejes de que las fechas han perdido significado, cuando siempre han sido “multiculturales” y los no religiosos también las celebramos.

3. Las canciones y las películas navideñas

Mi pueblo es tan religioso que, durante toda la Navidad, está instalado un altavoz en el Ayuntamiento donde no paran de sonar los mismos villancicos de todos los años.

¿Crees que yo me voy a desgastar porque no me guste la música? Anda ya… No me gusta eso, ni el alumbrado de fiestas, ni los adornos navideños que pagamos todos. Pero comprendo que a la mayoría sí les guste toda esa parafernalia. Lo acepto y no me hago mala sangre.

Llego a casa. Me pongo mi música, mis películas y, si en la tele hay alguna de milagros navideños, veo otra cosa. En paz.

4. Las reuniones familiares

En Navidad comemos, bebemos y hablamos de más. ¿Las reuniones familiares son un suplicio por esa razón? Acórtalas, suspéndelas o haz una aparición estelar y te evades antes de saturarte.

¿Cómo que no puedes? Todo es encontrarle el modo.

5. Tarjetitas y regalos navideños

Cuánto gasto… Y no sólo eso, sino además el trabajazo extra que hay que darse en estas fechas entre comprar, preparar, escribir, envolver, etc.

Tampoco ésa es una razón válida para odiar la Navidad:

Aunque te parezca que estás presionado para hacer lo que hace todo el mundo, no es así. Puedes celebrar la Navidad a TU manera.
  • Puedes ir o no ir a fiestas; solo, en compañía o con una tribu de amigos.
  • Comer de más o mantener tu dieta (aunque cueste).
  • Desear feliz Navidad… o saludar con el “buenos días” de todo el año.
  • Quedarte en casa o viajar.
  • Comprar, ahorrar, cantar, rezar, holgar, ayunar o hibernar.

Que realmente sea una FELIZ NAVIDAD para ti. Y, si aún te sientes un poco mustio o deprimido, aquí te dejo más sugerencias: Ideas para no estar tan triste en Navidad.

Imagen de Kevin Dooley

Comments

  1. Alberto says:

    Hay gente a la que la Navidad se le hace un poco cuesta arriba. De hecho, es habitual que en esta época lleguemos a experimentar algún problema referente al estado de ánimo. Nuestro cerebro, ese mecanismo de defensa que tenemos todos, se encarga de acercarnos lo malo del año antes que lo bueno en una época del año en la que casi todo reside en la publicidad y en el necesario consumismo.

    Pero reaccionar es posible. Como haces ver, no es necesario imponerse nada que en estas fiestas sea frecuente. Yo respeto todas las tradiciones de esta festividad, pero no soy partícipe de muchas de ellas porque no estoy acostumbrado, nunca por desprecio.

    Para pasar estas fiestas lo mejor posible, yo me baso en la unión. Sea unión de familiares, amigos o novia. En estas fechas yo considero importante tener la compañía de tu gente. Qué mejor que con quienes compartes tu día a día? Con tener un plan en el que sientas que no estás solo y te lo pases bien es suficiente.

    Respecto a lo de los regalos, yo noy partidario de comprarme nada para mí mismo. Yo pienso que la Navidad está más para hacerlos que para hacérselos. Comprarse algo a sí mism@ para mí es como un desconsuelo: esto me lo compro yo porque nadie ha podido comprármelo o porque nadie me lo ha comprado. ¿Ves? El cerebro haciendo de las suyas otra vez. Por otro lado, es importante que te regales algo: te das valor, sientes que te mereces lo que has adquirido, lo cual es un punto a favor para la autoestima y el bienestar.

    ¡Saludos!

    • Casandra - TBM says:

      Qué gracioso tu último párrafo, Alberto (el de los auto-regalos). Hay tantas maneras de ver y de vivir una misma experiencia, que lo podemos extender a las vacaciones navideñas en general.

      Cada uno, dentro de sus principios, preferencias y posibilidades puede celebrar la Navidad a su modo. Claro que tienes mucha razón en eso que apuntas del estado anímico. Estas fechas son complicadas y a muchos nos afectan.

      Quizás sea por la nostalgia de navidades pasadas, por el cambio de rutina, por el estrés de las compras y reuniones, por la falta de luz natural (y el exceso de artificial), etc. Hay tantas razones por las que podemos estar de bajón… 😆

      Y eso no es nada. Enero, cuando acaban las fiestas, también es emocionalmente difícil de llevar para muchos.

  2. Me encantaaa!!!! 🙂
    Buenos días y feliz semana!! 😉

    • Casandra - TBM says:

      Muchas gracias, Nany. 🙂 Me alegro infinito.

      Buenísima semana para ti también. ¡Vamos a sacarle algo bueno!