¿Es MALO que hables bien de ti mismo?

Te atreves a decir que bailas bien. O que ligas mucho. O que nadas como un pez. O que, como las matemáticas te fascinan, le das arte a resolver problemas. Lo sueltas así, inocentemente, como quien habla de cualquier cosa. Y, tal vez sin percatarte, despiertas al monstruo verde que… Sigue leyendo …

Fíjate también en tus puntos fuertes y aprovéchalos

Tal vez haya ante ti problemas o decisiones que te generen confusión. Seguramente, cometes más errores de los que quisieras. ¿Miedos? ¿Defectos? También los tienes, como los tenemos todos. Quizás, cada día, intentes dar un paso para superar cualquiera de esas situaciones incómodas, ya que lo que marcha bien no… Sigue leyendo …

3 Ideas para practicar cuando te hables a ti mismo

¡No puedo ser más idiota! Nunca lo conseguiré. Mi vida es un completo desastre. En las menos de 15 palabras del párrafo anterior, hay una persona machacándose a sí misma sin contemplaciones. ¿Se sentirá mejor tras ello? ¿Le dará su discurso la energía que necesita para remontar? Es natural estar molesto… Sigue leyendo …

Una relación frustrante. ¿Hasta cuándo?

Hay relaciones frustrantes, desgastantes. O a ver qué nombre le pones tú a la que se mantiene con alguien que es prácticamente imposible de complacer. Lo que haces por él/ella o lo que le das no es suficiente. Lo que te esfuerzas no se ve, porque le pone más atención… Sigue leyendo …

La gente es idiota. Yo no.

Es abrumadora la cantidad de tontos que hay en el mundo. Pobrecitos. Casi ninguno se percata de sus cortas luces. Menos mal que no es mi caso. Lo que yo pienso es lógico. Es razonable. Mis ideas están claras y ordenadas. Mi visión acerca de mí misma y de las… Sigue leyendo …